Selva baja caducifolia

 

Ocupa la mayor extensión superficial del estado de Morelos, ya que se distribuye en aproximadamente 56 000 ha (SARH, 1994). Este tipo de vegetación se desarrolla típicamente en climas cálidos y semicálidos subhúmedos; se puede encontrar en terrenos cerriles, lomeríos y aún en planicies, aunque su mayor superficie forestal se ubica en las sierras del centro y sur de Morelos. Se localiza en sustratos geológicos de naturaleza ígnea, pero preferentemente se desarrolla sobre rocas sedimentarias (calizas, lutitas y areniscas, principalmente); los suelos que muestran mayor asociación con el bosque tropical caducifolio de Morelos son la rendzina y el castañozem. Su área de distribución en la entidad se ubica entre los 900 y los 1 600 msnm (Boyás, 1992).

 

 

Este tipo de vegetación se caracteriza porque sus árboles pierden las hojas casi por completo durante el periodo de sequía, comprendido entre diciembre y junio, y producen su follaje y su floración en la temporada de lluvias. Este bosque presenta tres estratos arbóreos o pisos de vegetación, que varían desde 4 hasta 16 metros de alto, aunque la mayor proporción de individuos arbóreos se concentra en alturas de alrededor de 6 metros. Su composición arbórea es diversa y presenta variaciones, según el tipo de roca y el tipo de suelo donde se desarrolla este tipo de vegetación. En terrenos con roca caliza y suelos de rendzina, las especies arbóreas dominantes son Conzattia multiflora, Amphipterygium adstringens, Ipomoea wolcottiana, Lysiloma divaricata, Ceiba parvifolia, Wimmeria persicifolia, Bursera ariensis, Lysiloma tergemina, Bursera copallifera, B. glabrifolia, B. bipinnata, B. longipes y B. morelensis. En áreas con rocas ígneas y suelos de tipo feozem se llegan a encontrar las especies antes citadas, pero con diferente grado de abundancia, además, en estas condiciones ecológicas se incorporan como especies importantes Lysiloma acapulcensis, Heliocarpus therebintinaceus, Haematoxylon brassiletto y Pseudosmodingium perniciosum. En terrenos donde predominan las rocas clasificadas como lutitas y areniscas con suelos de tipo castañozem se distribuyen con mayor abunadancia las siguientes especies: Neobouxbamia mezcalensis, Bursera ariensis, B. morelensis, B. grandifolia, Wimmeria persicifolia, Cyrtocarpa procera, Lysiloma tergemina, L. divaricata y Ceiba parvifolia, de las cuales la primera sobresale en abundancia de forma notable (Boyás, 1992). El bosque tropical caducifolio, en condiciones de disturbio, suele dar lugar a un matorral secundario, constituido por algunas de las siguientes especies: Ipomoea pauciflora, Guazuma ulmifolia, Acacia angustissima, A. cochliacantha, A. farnesiana, A. pennatula, Salvia polystachya, S. purpurea, S. sessei, Desmodium skinneri, Vernonia aschenborniana, Bocconia arborea, Lantana velutina, Haematoxylon brasiletto, Pluchea symphytifolia, Gliricidia sepium, Cordia curassavica, C. elaeagnoides, Piptadenia flava, Mimosa polyantha, Senna skinneri, Caesalpinia platyloba, C. pulcherrima, Pithecellobium acatlense y Asterohyptis stellulata (Contreras-MacBeath et al., 2002).

 

Fuente: La diversidad biológica en el Estado de Morelos. Estudio del Estado. 2006

 

 

Artículos

 

Proyectos CONABIO.

 

Sitios de interés

 

Contacto