Peces

Desde el punto de vista de la ictiofauna, el estado de Morelos se ubica en la llamada Subregión Transicional Mexicana, que es considerada la ruta histórica de dispersión de peces provenientes de Norte y Sudamérica. Esto se confirma con la presencia de especies nativas pertenecientes a grupos tanto típicamente neárticos (Cyprinidos e Ictaluridos), como neotropicales (Ciclidos y Characidos), en un complejo faunístico de características únicas (Contreras-MacBeath et al., 2002).

De acuerdo con los datos de la colección ictiológica del CIB-UAEM, en Morelos existen actualmente 26 especies de peces pertenecientes a 10 familias y 20 géneros, 3 de las cuales son endémicas (de la Cuenca del Balsas), 5 nativas y 18 exóticas que han sido introducidas para diversos fines.

Del análisis de esta información, resalta el hecho de que el 69% de las especies corresponden a organismos exóticos, situación que resulta alarmante y que sirve como indicador del grado de alteración en que se encuentran los ecosistemas acuáticos de la entidad, lo que pone en evidencia una desorganización recurrente en el manejo y regulación de estos recursos. Las prácticas acuaculturales se pueden señalar como las responsables de la introducción de especies, unas para la producción pesquera y otras para acuacultura ornamental intensiva.

 

Importancia de conservar peces dulceacuícolas mexicanos

Sin duda alguna, los peces son el grupo de vertebrados más abundantes en este planeta, además de los más diversos en cuanto a número de especies y formas. En el mundo encontramos cerca de 29 000 especies de peces de las cuales México posee cerca de 2 300, dentro de las cuales encontramos una cantidad de 520 especies de agua dulce, de las cuales 185 clasificadas en: 74 especies amenazadas, 70 especies en peligro, 11 probablemente extintas y 30 en protección especial (Ceballos, 2009). El principal factor de riesgo para los peces son las actividades antropogénicas, ya que estas, tienen algún tipo de repercusión en la reducción o alteración del hábitat (lo que hace que las especies se vuelvan de distribución restringida y sean más vulnerables a un proceso de extinción), además considerando el abatimiento de los niveles de agua y la presencia de especies exóticas (Ceballos, 2009).

En la República Mexicana, durante las últimas cuatro décadas los peces dulceacuícolas han incrementado su tasa de extinción considerablemente; ya que en 1961 se tenían registros de 11 especies en peligro de extinción y de siete ya extintas, mientras que en el 2010, esta cifra aumentó a 83 en peligro de extinción y a 25 ya extintas. Por tal razón, hoy en día La familia Cyprinidaees la familia más grande de peces, comúnmente conocidos como carpas o barbos, esta familia está integrada aproximadamente por 2 100 especies distribuidas por todo el mundo, excepto en Sudamérica, Australia y Antártica (Page y Burr, 1991).La gran diversidad de esta familia se encuentra principalmente en el Sureste de Asia con un aproximado de 600 especies, seguido de América del Norte donde encontramos un aproximado de 231 especies, de las cuales la gran mayoría son endémicas, y a su vez presentan una gran diversidad tanto morfológica como ecológica y dentro de esta familia encontramos al género Notropis(De la Vega, 2003).

La importancia ecológica de esta especie de ciprínidos radica en que su ausencia presencia dentro de los cuerpos de agua puede servir como un indicador ecológico relacionado con la calidad del agua de estos ecosistemas, debido a que solamente han sido identificados y colectados en cuerpos de agua donde hay una mínima o nula perturbación. Además, considerando la abundancia de estas dos especies en muchos ríos, sugieren que ellos probablemente desarrollan un papel importante en aspectos tróficos dentro de la estructura de las comunidades, ya sea como predadores o como presas (Trujillo-Jiménez y Castro-Lara 2009).

 

Tomando en cuenta lo citado en los trabajos de Contreras-MacBeath et al. (2004) y de Mejía et al. (2011) para la ictiofauna del estado de Morelos.

Tabla. 1.  Ictiofauna del Estado de Morelos

Familia Especies Distribucion natural Estatus  Observacioón/Naturalista 
Cypriniformes        
Cyprinidae Notropis boucardi (Günter 1868) Cuenca Rio Lerma Amenazado (NOM-ECOL-059-2001)
Cyprinidae Notropis moralesi Cuenca Media Rio Balsas Amenazado (NOM-ECOL-059-2001)
Cyprinodontiformes        
Goodeidae Ilyodon whitei (e) (Meek,1904) Rio Balsas, México Vulnerable (Jelks et al. 2008)
Goodeidae Girardinichthys multiradiatus Rio Balsas, México Vulnerable (Jelks et al. 2008)
Poeciliidae Poeciliopsis balsas Rio Balsas, México No evaluado
Characiformes        
Characidae  Astyanax aeneus (n) (Günther, 1860) Grijalva-Usumancita, Yucatan Papaloapan-Coatzacoalcos, Cuenca del Balsas Abundante (López-López et al. 2009)
Perciformes        
Cichlidae Cichlasoma istlanum (n) (jordan&Snyder, 1989) Armería-Coahuayana, balsas Vulnerable (Jelks et al. 2008)
Siluriformes        
Ictaluridae Ictalurus balsanus (Jordan&Snyder, 1899) Rio Balsas, México No evaluado
Atheriniformes        
Atherinopsidae Atherinella balsana (Meek, 1902) Rio Balsas, México No evaluado

 

 

En lo que respecta a ecosistemas acuáticos se presenta una situación similar, en la cual en la zona norte se presentan ambientes templados (16 a 21°C) como los Lagos de Zempoala en los que habitan especies como el Ajolote (Ambistoma altamirani), el Acocil (Cambarellus zempoalensis) y el Mezcalpique (Girardinichthys multiradiatus), mientras que hacia el sur dominan ambientes de tipo subtropical de aguas turbias y más cálidas (23 a 28°C) donde se desarrollan especies de peces como la Mojarra Criolla (Cichlasoma istlanum) y el Bagre del Balsas (Ictalurus balsanus). Todos estos forman parte de la Región hidrológica del Río Balsas.
Lo que si sabemos con certidumbre, es que existen unas 1.8 millones de especies que han sido descritas, es decir, a las que se les ha asignado un nombre científico. Se trata de una cifra que sigue creciendo, ya que anualmente se describen entre 15 y 20 mil nuevas especies.Si consideramos a las 1.8 millones de especies descritas a la fecha, resalta el hecho de que el 23% está representado por escarabajos, lo cual significa que casi una de cada cuatro especies conocidas pertenecen a este grupo. Si al dato anterior le sumamos mariposas (8.9%), avispas y hormigas (7.7%), moscas y mosquitos (7.1%) así como otros insectos (8.9%), nos damos cuenta de que este es planeta de los insectos, ya que representan un sorprendente 55.6% de todas las especies conocidas. Las plantas por su parte solo alcanzan el 14.3% y los vertebrados, es decir, el conjunto de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos apenas el 2.7%.

Desafortunadamente esta situación no es particular de Cuernavaca y su zona conurbada, ya que Contreras-Balderas et al. (2008) mencionan que los ecosistemas dulceacuícolas de México se encuentran entre los más impactados por las actividades humanas ya que ríos, lagos y presas reciben de manera directa los contaminantes provenientes de las actividades domésticas, industriales y agropecuarias además de extracción de agua, actividades agrícolas, incursiones marinas y la introducción de especies exóticas. En este sentido, Contreras-MacBeath (2005) menciona que dentro del grupo de vertebrados, los peces son los más vulnerables y amenazados en México, las cuatro principales causas son: 1) el estado de alteración de los ecosistemas acuáticos, 2) su incapacidad para sortear barreras terrestres, 3) la falta de compromiso institucional en su manejo y conservación y, 4) la carencia de criterios de sustentabilidad en cuanto a su manejo.

De acuerdo con datos proporcionados por el M. en C. Humberto Mejia Mojica, en la Colección Ictiológica del CIBUAEM se tienen registradas para Morelos 29 especies de peces pertenecientes a 11 familias, 3 de las cuales son endémicas de la cuenca del río Balsas, 5 nativas, es decir que se distribuyen de manera natural en esta pero también en otras cuencas y 21 exóticas que han sido introducidas para diversos fines, dentro de los que destaca la acuacultura ornamental que es responsable de al menos 10 introducciones. Dentro de estas, la más evidente es la de los Loricaridos, (peces diablo o limpia vidrios) que se han extendido a toda la cuenca y que han traído importantes pérdidas económicas a las pesquerías de lugares como la presa de Infiernillo.
De los datos anteriores se desprende que el 72% de las especies corresponden a organismos exóticos, situación que ha modificado de manera irreversible a los ecosistemas acuáticos de la entidad lo cual pone en riesgo especies pesqueras de importancia para las comunidades locales como el Bagre del Balsas y la Mojarra Criolla.
Es importante destacar a la Carpita de Morelos (Notropis boucardi) especie que se distribuye únicamente en algunas barrancas ubicadas al poniente de la ciudad de Cuernavaca y en la Laguna de Hueyapan del Municipio de Jiutepec en la Reserva Estatal El Texcal. Esta especie representa el único vertebrado endémico de Morelos.
En cuanto a la actividad acuícola hay 22 unidades comerciales, 43 embalses rurales y 53 unidades (1,340 estanques) de producción de peces de ornato, que suman una superficie conjunta de 143.7 ha y una producción anual de 148 toneladas que benefician a un total de 1,012 personas. Morelos ocupa el primer lugar al nivel nacional en la producción de peces de ornato.
 
Relacion de especies de peces registradas en Morelos.
Familia Especies Origen Razon de introduccion Observaciones
Clupeidae Doromosa sp. Exótica Fomento pesquero  
Cyprinidae Ctenopharingodon idelus Exótica Fomento pesquero  
Cyprinidae Cyprinus carpio Exótica Fomento pesquero  
Cyprinidae Barbus sp Exótica Acuarismo  
Cyprinidae Notropis boucardi Endémica  
Characidae Astyanax fasciatus Nativa    
Ictaluridae Ictalurus balsanus Nativa    
Loricaridae Liposarcus multiraduatus Exótica Acuarismo  
Salmonidae Oncorhynchus myktis Exótica Fomento pesquero  
Goodeidae Ilyodon whitei Endémica    
Goodeidae Girardinichthys multiradiatus Nativa    
poeciliidae poeciliiopsis balsanus Endémica    
  poeciliiopsis gracilis Exótica Desconocida  
  Poecilia sphenops Nativa    
  poeciliia reticulata Exótica Acuarismo  
  Xiphophorus helleri Exótica Acuarismo  
  Xiphophorus variatus Exótica Acuarismo  
  Heterandia bimaculata Exótica Desconocida  
Centrarchidae Lepomis macochirus Exótica Fomento pesquero  
  Micropterus salmoides Exótica Fomento pesquero  
Cichlidae Aequidens rivulatus Exótica Acuarismo  
  Cichlasoma istlanum Nativa    
  Cichlasoma cyanoguttatum Exótica Fomento pesquero  
  Cichlasoma nigrofasciatum Exótica Acuarismo  
  Oreochromis mossambicus Exótica Fomento pesquero  

 

 

Sitios de interes

Carta Nacional Acuicola: La Carta Nacional Acuícola contiene la presentación cartográfica y escrita de los indicadores de la actividad, de las especies destinadas a la acuacultura, del desarrollo de la biotecnología y de las zonas por su vocación de cultivo. Fecha de publicación10 de abril de 2018

  • Artes de Cultivo
  • Vocación y Potencial Acuicola
  • Especies con Potencial Acuicola
  • Acuacultura del Fomento
  • Acuacultura Comercial

 

Literatura citada

  • Ceballos, G. 2009. Zonas críticas y de alto riesgo para la conservación de la biodiversidad de México. En Capital de Mexico, vol. II: Estado de conservación y tendencias de cambio, CONABIO. 575-600 pp
  • Page, L, y Burr, B. 1991. Freshwater Fishes. HougthonMiffin Company. Ilinois University. 63, pp.
  • De la Vega, M. 2003. Situación de los peces Dulceacuícolas en México. Ciencias 72:20-30 pp
  • Trujillo-Jimenez, P. y Castro-Lara, M. 2009. Dieta de la carpa Notropis moralesi (pisces: Cyprinidae) en el rio Amacuzac, Morelos, Mexico. Revista de Biologia Tropical 57: 195-209 pp.
  • Rivas, J. 2008. Contribución a la Conservacion de Notropis boucardi a través del Manejo Integral de la Microcuenca Jiutepec en el Estado de Morelos. Tesis de Maestría. UAQ, Mexico. 8-13 pp.
  • Contreras-MacBeath T. F. Jaramillo Monroy y J. C. Boyás Delgado. 2004. Estudio del Estado de Morelos. Como parte de la Estrategia Morelense de Biodiversidad. CONABIO-UAEM.
  • CONABIO y UAEM.2004. La Diversidad Biológica en Morelos: Estudio del Estado. Contreras-MacBeath, T.,J.,C.Boyás,F. Jaramillo (editores). Comision Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad Y Universidad Autónoma del Estado de Morelos. México.