Bosque de galería

La vegetación riparia se encuentra a lo largo de los lechos de ríos y arroyos temporales, a menudo asociada al bosque tropical caducifolio, entre los 800 y 1 800 m de altitud. Esta agrupación vegetal está compuesta principalmente por Taxodium mucronatum, Salix bonplandiana, S. humboldtiana, Inga vera y Ficus cotinifolia. Destacan también algunos árboles de talla sobresaliente y arbustos, estos últimos generalmente trepadores que conservan, en su mayoría, el follaje todo el año. Otras especies que se encuentran en este tipo de vegetación son Licania arborea, Enterolobium cyclocarpum y Pithecellobium dulce.

 

1.1 QUE ES UN BOSQUE DE GALERIA

Bosque de galeria son denominaciones de la formacion vegetal o bosque caracterizado por su vinculacion a la ribera de un rio o una entidad hidrologica equivalente. 

Los bosques de galería son franjas de vegetación más o menos estrechas, que se disponen a lo largo de los cursos de agua en regiones de sabana. Estos cordones de vegetación, también conocidos como bosques riparianos, pueden tener una anchura de escasos metros o alcanzar los 300 metros (Kllman, 1994).

Los bosques de galería se ubican, generalmente, sobre suelos ácidos, con abundante materia orgánica, pobres en nutrientes y saturados por altas concentraciones de aluminio, razón por la cual no son aptos para la agricultura..Si bien los suelos pueden dar unas pocas cosechas, se pierde lo que a la naturaleza le costó cientos de años crear.

Para favorecer la ganadería y la agricultura de corta duración, se tala el bosque y se reemplaza por cultivos. Esto aumenta las tasas de erosión y genera deposición de sedimento, debido a que las riberas de los ríos son altamente inestables y vulnerables a la erosión cuando falta la cobertura vegetal. La cantidad de tierra que se gana o se pierde en las riberas del río depende del manejo adecuado y de la protección del bosque.

1.2 IMPORTANCIA ECOLOGICA

Los bosques de galería forman parte importante del paisaje sabanero. Ellos protegen los bancos del río, las pequeñas corrientes y evitan la erosión. Estas zonas albergan diversidad de especies y provee un microclima que modera el ambiente acuático durante la estación seca, regulan el caudal durante el año, absorben el calor del verano, enfrían las aguas y las enriquecen (Williams, 1990). Además de conservar el agua, transportan materiales disueltos, sustancias suspendidas, energía y nutrientes a los límites con la sabana y con otros ecosistemas.

A pesar de que cubren un área pequeña del área total del municipio de Puerto López (aproximadamente un 16%), los bosques de galería son ecosistemas productivos, incorporan nutrientes, los transforman~ aportan detritus (forma de alimento) a las comunidades acuáticas. Son decisivos en la calidad del agua y ofrecen productos naturales que pueden ser aprovechados por el hombre.

El bosque de galería funciona como una trampa, a partir de la cual los nutrientes son transportados al agua (Williams, 1990).

 

1.3 FACTORES QUE INFLUENCIAN LA DISTRIBUCION Y COMPOSICION DE LOS BOSQUES

La luz y la temperatura decrecen al interior del bosque, pero no son factores determinantes en los procesos de germinación y establecimiento de la vegetación. Sin embargo, el fuego producido por las frecuentes quemas de las sabanas introduce alteraciones en la composición florística y sucesión vegetal. Límites abruptos son característicos en las zonas de contacto entre el bosque y las sabanas, y se atribuyen a la intolerancia al fuego por parte de las plantas del bosque, o a la inhabilidad de las gramíneas de sobrevivir dentro del ambiente ripariano (Scott, 1977, Kellman, 1997).

El hecho de que el fuego no incursione al bosque tiene que ver con su capacidad de crear un microambiente, donde las capas de hojarasca están compactas y pobremente aireadas impidiendo que se quemen fácilmente; contrarioJ lp que1 ocurre con las capas de gramíneas en las sabanas.

En lugares del bosque cuyo dosel es abierto, las incursiones del fuego son más frecuentes, amenazando la comunidad de bosque. Durante los periodos secos, estas incursiones destruyen los límites entre bosque-sabana, consumen las capas de hojarasca, acabando con las plantas del soto bosque y, en casos más extremos, con especies de dosel. Estas especies, ricas en resinas y taninos, pueden arder por largas temporadas, extendiendo los incendios. (Kellman, 1997). Cuando mueren árboles del dosel, se interrumpe la continuidad del bosque, permitiendo la invasión de las gramíneas. Es así como fuegos sucesivos, en épocas de severas sequías, pueden acabar con grandes áreas de bosque.

Otro factor determinante en la dinámica del bosque es la remoción de árboles maduros por efecto del viento o por la corriente de los ríos durante la inundación. Esta frecuente remoción de árboles reduce la tasa de competencia en la comunidad e incrementa el potencial para mayor coexistencia de especies. La actividad animal al interior de estos bosques también modifica el hábitat, creando heterogeneidad de ambientes. Algunos construyen represas en caños, remueven suelo o cavan en el piso del bosque, otros establecen fuertes asociaciones con plantas (las hormigas, por ejemplo), dando como resultado modificaciones en la distribución de la vegetación y el ciclo de elementos.

 

 

Impactos sobre la biodiversidad del bosque de galería

Frecuentemente los bosques son perturbados por tala de árboles o quema de grandes áreas. Producto de la deforestación. El ciclo de nutrientes se interrumpe, aumenta la deposición de sedimento y la cantidad de luz que entra al bosque. La superficie de desagüe se vuelve más extensa y se producen cambios estacionales en el régimen fluvial, ya sea de mayor inundación o baja disponibilidad de agua durante el verano (Sioli, 1982). La erosión del suelo y su compactación aumentan como consecuencia de la exposición al impacto directo de las lluvias, ocasionando una pérdida irreversible de la diversidad y riqueza de especies, así como un porcentaje de las reservas genéticas.
Un ecosistema perturbado es aquel que, sufriendo algún tipo de disturbio (la caída de árboles, por ejemplo), mantiene sus medios de regeneración natural, tales como bancos de semillas, plántulas, o rebrote de especies. En cambio, cuando un ecosistema se degrada (alteraciones en la estructura del suelo), las condiciones del lugar cambian con relación a las originales, y la vegetación nativa no puede establecerse por falta de adaptación a las nuevas circunstancias (Rezende, 1998).

Impactos naturales

El fuego en las sabanas tiene origen natural o antropogénico.Las causas naturales que pueden originarlo son descargas eléctricas o combustión espontánea de la vegetación. El fuego es un factor ecológico que introduce cambios en la composición florística de la comunidad, necesarios para el
mantenimiento de la diversidad de flora y fauna. Este factor natural ha propiciado la adaptación de muchas especies, ya sea creando arreglos morfológicos contra las elevadas temperaturas (vegetación pirófila), necesidad del fuego para apertura de frutos, destrucción del manto herbáceo y facilitación de la dispersión por viento, estímulo o dependencia del fuego por parte de la vegetación para su floración (Countinho, 1980).

Impacto antrópico (por el hombre)

 Las quemas sucesivas exponen el suelo a la radiación solar diurna. Su impacto depende de la intensidad, cantidad de material vegetal quemado y la época donde éstas se desarrollan, ya sea durante la estaciónlluviosa o seca. El incremento de la temperatura acaba con la fauna del suelo,
induce la pérdida de la materia orgánica de las propiedades químicas del suelo (Countinho, 1980).